Gobierno Corporativo

El sólido Gobierno Corporativo con el que cuenta la FDN es uno de los elementos que garantizan la rigurosidad y nivel técnico con los que adelanta sus acciones.
Inicio > La FDN > Gobierno Corporativo > Composición Accionaria
Back to top

Composición Accionaria

Cuando el Gobierno Nacional creó la Financiera de Desarrollo Nacional asumió el compromiso de buscar la participación de otros actores en el accionariado, con el propósito de darle unas características a la FDN que le permitieran no solamente robustecer su músculo financiero para atender las necesidades en infraestructura en el país, sino que le concedieran la capacidad técnica y suficiente autonomía para ofrecer soluciones y productos en materia de financiación, asesoría y estructuración.

Con este propósito, se materializó en primera medida la capitalización por parte de las multilaterales IFC y CAF y posteriormente se oficializó la participación del Sumitomo Mitsui Banking Corporation (SMBC), banco japonés experto y líder internacional en financiación de grandes proyectos. Actualmente la IFC cuenta con el 15,7% de las acciones de la organización, la CAF y el Sumitomo Mitsui Banking Corporation con el 8.18% cada uno, y, el Gobierno Nacional, accionista mayoritario, tiene el 67,5%.

La entrada como accionistas a la FDN por parte del IFC, la CAF y el SMBC es una muestra de confianza en la entidad, que fortalece su capacidad técnica para proveer soluciones de financiación y estructuración enfocadas en el desarrollo de la infraestructura en Colombia. Estas entidades aportan Know How, y son un sello de garantía nacional e internacional, que sin duda representan un respaldo para los propósitos de la FDN.
 

Los socios de la FDN le han transferido sus altos estándares en Gobierno Corporativo, lo cual garantiza que sus decisiones tanto en financiación como en asesoría y estructuración estén basadas en fundamentos técnicos. Como resultado de esto, los proyectos estructurados, financiados o asesorados por la entidad deben ser comercialmente y financieramente viables y contar con el voto positivo de al menos uno de los representantes de las multilaterales en la junta de la institución. Esto no sólo es un factor importante para la sostenibilidad del desarrollo del sector de infraestructura, sino que contribuye al fortalecimiento de la confianza de los actores del mercado.